O los libros de lo inevitable

Tuesday, October 17, 2006

Defiéndeme como a las pupilas de tus ojos

Dicen que para el 2020 la depresión será una discapacidad además de los males cardiovasculares. Yo digo que ¿ya qué chingados, que no era desde los 60 's? ¿o acaso todavía existía la esperanza en esas generaciones?¿fumar mota no da esperanza?
En todo este tiempo, no sé si ha sido mucho... me enteré de la muerte de dos personas, una en un accidente de auto (él iba manejando e iba hasta la madre aunque seguramente feliz) y la otra muerte fue un suicidio cuya noticia me cayó en el alma y me dejó estéril. Ni siquiera puedo creer que se pegó un tiro, no lo puedo creer. No sé que voy a hacer los viernes al mediodía cuando tenga esas ansias de correr de frente hacia algún auto, no sé que voy a hacer cuando se me acaben los antidepresivos y los necesite, no sé quevoy a hacer... Malo que ni siquiera se despidió, malo que me enterara por e-mail de los dedos de su mujer, malo que estuviera a punto de hacer su segundo examen profesional a principios de noviembre, malo que en serio me haga falta. Ni siquiera puedo escribirle algo, ni siquiera puedo mentarle la madre...
Y yo, yo con mis desplantes mundanos y mi asco eterno...Aunque he estado leyendo muchas hagiografías y de alguna manera pusilánime me causan asombro, risa y maravilla, todo al mismo tiempo.
La que se lleva las palmas es la oración que el Apostolado Bíblico Católico dedica a Santa Águeda (estos tipos sí que tienen pecados que expiar, a su lado yo soy Heidi)
Propósito: Digámosle a Dios: "Señor, aquí están todas mis concupiscencias y malas inclinaciones. Mi vida se puede convertir fácilmente en un desorden. Toma en tus manos estas mis malas inclinaciones y cálmalas y cúralas, tú que curaste las heridas de tu sierva Águeda y le diste fortaleza para resistir al fuego. Creo que el poder y la bondad de mi Dios podrán obtener lo que mis pobre fuerzas no han logrado. Dios puede mejorar radicalmente mi personalidad ¿Cuántas veces pondré en manos de Dios mis concupiscencias y mis malas inclinaciones para que Él las cure y las calme? ¿Cuántas veces cada día?
¿A poco no es hermoso?
Hasta me dan ganas de tener fe. Hasta me dan ganas de ser una mujer de principios del XIX con Rosario en mano y en misa de domingo...
A este paso algún día contemplaré seriamente la vida de anacoreta.

4 comments:

Mina said...

Me cago en Dios!!! Muñeca, la muerte no es una separación, nadie te dice que él no está a un lado de tí, examinando cada paso, cada soplo del alma... No te enojes con él, los muertos sirven para tener eso que pocos saben, alguien con quien conversar en los sueños.
Trata de sonreír, aunque sea un poco por él, pues le hubiera encantado llevarse eso de tí, si lo hubieras visto, ¿no crees?

El Gran Jesus said...

Ouch, duele escuchar eso. Los vivos seguimos contigo. Esos mediodías de viernes que mencionas, entretente pensando en nosotros a los que dejarías con las mentadas frustradas. Si, mi comentario es muy egoista, pero bueno, estoy contigo. Por otro lado, ¿como que hasta el 2020? ¿hasta entonces aquellos que designan los términos políticamente correctos le van a poner ese nombre? ¿o entonces va a evolucionar y se va a poner mas cabrona? ¿es un virus? no entiendo...

ceguera marchando said...

Gracias a los dos, la verdad es que todavía... pues no siento nada tan grave, tengo sorpresa...

Y pues sí, tienes razón cuando lo designen, los que políticamente designan, así se va a llamar. Y pues ya todo es virus, ya todo hace daño: tomar agua, ver tele, masturbarte... todo tiene el sesgado virus del cáncer. Por eso digo: el que me alcance primero gana. La diferencia entre el SIDA y la depresión es que la depresión antes tenía estilo, ahora es la palabra fashion de los adolescentes que oyen a Zoé.

El Gran Jesus said...

¿todo eso da cancer? chaaaale...

...Zoé, ¡jajaja!


Ah, y no masturbate también da cancer, ¿que hacer?