O los libros de lo inevitable

Wednesday, November 19, 2008

Dividida

Soy feliz.
no tengo nada que extrañar, nada que perder y nada que dejar.
no veo el tiempo sobre mí como antes y no me importa si los demás son los demás y yo soy sólo una misma siempre.
En mi cabeza no existe nadie y ya no tengo sueño alguno de felicida que me torture, todos se acabaron desangrados sobre un potro de tortura.
Nadie ocupa mis noches ni mis lamentos, a nadie quiero abrazar en ellos, a nadie extraño. Mi cama ya huele otra vez a mí y mis libros vuelven a ser tan míos como nunca lo han sido.
Feliz feliz me siento de ahorrarles culpas a los otros, de no sentir las ganas amarradas de proferir las palabras que se dejaron. No hay ganas de remover sentimientos ni abundancias ni prosperidades de nada. Ni siquiera odio perder. No me importan cosas tan simples como comer, vestir, comenzar otra vez. Me he despojado de todo. Soy feliz. Por fin podré ser budista. No me interesa en absoluto recordar besos o cachondeos. No me importa nada. Por eso soy taaaaaaaaaaaan feliz que quisiera arrancarme los ojos y jalarlos hasta que deje de serlo tanto.

2 comments:

Encomiun MoriÆ said...

no te olvides de comer atún, always

Anonymous said...

hoy yo tambien quiero ser feliz y bebo para poder lograrlo...
¿Cuanto duró el sueño de Raskolnikov?
¿Cuando llega un tiempo mejor para poder ser feliz?
¿Si ese momento llega podrìa ser como aquella pelicula?.