O los libros de lo inevitable

Thursday, March 08, 2007

Que yo no sé él, yo sólo persigo palomas (Cucho)

Tengo un cansancio crónico y el sueño insatisfecho, tengo las pupilas dilatadas y el hambre de belleza, tengo dos manos dolorosas que se aferran a llagar el mundo, tengo el cuerpo partido por dolores ancestrales, tengo la voz escindida de gritar que ES... Esto es belleza. Tengo los labios secos y el estómago prendido de todas las formas del cuerpo. Tengo un amante culposo que demerita las reacciones.Tengo un capricho necio de olvidar lo que recuerdo, tengo miles de frases ampuladas en la memoria, luces encendidas por una voz divina que me niega las palabras, tengo la punta de la lengua llagada por tantos insultos sin proferir, tengo la línea de libertad condicionada entre el sexo y el ombligo, tengo doloridos los ojos por las partes del mar que inudan estas calles hediondas de miseria. Tengo miego de volver atrás los hospitales y los nombres. tengo sueño del doloroso incesto de comprobarlo a mi lado, He visto los lugares a la espalda y me dejan crónicamente loca. aterida por el miedo a la horrible figura que fui. Tengo cansancio crónico y sueño largos, largos e insatisfechos, sueños de azares funestos... sueños de coincidencias simples, sueño de besos primeros y candorosos, de manos tibias cerrandose sobre el inescrupuloso semen adictivo del deseo. Tengo o quizás olvidé tener el pudor de decirme tres palabras seguidas dejando de lado la sutileza o los presagios. Tengo solamente, un largo catálogo de cosas deleznables que reptan sobre el alma en días como estos.

1 comment:

LaFanfarlo said...

Yo también tengo... mmmmhhhh