O los libros de lo inevitable

Sunday, February 05, 2006

Tanto que decir y yo tan poco amnésica

El dolor es un terrible nudo de recuerdos que intento desatar cada noche. El miedo es el marino ciego que se empeña en fortalecerlos con manos torpes. ¿Para qué tanta vida, señor? ¿Para qué tanta?

La crueldad de los hombres es el alimento malsano que se ingiere sin pudor y sin réplica. Un poco más de lo primigenio, un poco sólamente, ¿por favor?

2 comments:

El Gran Jesus said...

Ah... el miedo. Aprendí tanto este fin de semana...

Mina said...

¡Estúpido miedo! o ¿hermoso termor?, no sé, me frena la mayoría de las veces, pero también me inspira...¿tú que dices?