O los libros de lo inevitable

Monday, July 17, 2006

¿Me puedo llevar algún libro?

Preguntas proustianas sólo contestadas tan bien desde la posmodernidad.
El nunca bien ponderadamente culposo Gran Jesús:
¿Quién le hubiera gustado ser?
Jimmy Page(¡No....!!!!! Acabo de escuchar que falleció Syd Barret!!!!!, ¿será mi culpa?).
Pobre Barret, loco, viejo y olvidado (auch) Asdrubal no cree que el siguiente sea Waters, pero yo sí jeje.
¿Lo que le gustaría ser?
Monje Xiao lin.
¡No comen chocolates eeehh!
Qué lástima que Lanza se negó a sacar sus cosas, más de dos respuestas suyas me hubieran parecido excelentes. Onetista y Onanista (pero cómo no!)
Lo mejor será que dejemos hablar al viento.
Y del ahora ausente (y extrañado letra por letra ex Acuario) ¡cómo me hizo reír!
¿Dónde le gustaría vivir?
En una casa de plástico con muebles de plástico y un chango como mayordomo
¿La cualidad que prefiere en el hombre?
que destile alcohol por los cuatro costados
¿La cualidad que prefiere en la mujer?
que destile alcohol por los cuatro costados
¡Así se habla!
¿El don de la naturaleza que le hubiera gustado tener?
aullar pero aullar, aullar no mamadas de gritones
Yo pensé que era maullar, pero aullar está más chido.
Fue divertido esto, lo volveré a hacer cuando me encuentre otra cosa del top "lo más barato que han hecho tus ídolos".
.......................................................
Nunca había leído a Rafael Pérez Gay, bastante risible su prosa... queda recomendado, tiene un cuento sobre un tipo que va a un club de llorones en donde le hacen las preguntas de lo más inverosímil para poder saber la verdadera razón por la cual llegó hasta allí, es una burla completamente, el cuento se llama "Para llorar" y viene en el libro Me perderé contigo.
Después de que ha llorado como un niño pide un libro para ir a la cama y el tipo que dirige la institución le dice:
-Usted qué dijo: me llevo unos libritos de trama desconsoladora, me pongo tristísimo y mañana lloro como si se hubiera muerto mi madre. ¿Con quién cree usted que está tratando? Usted pensó: me llevo Madame Bovary, leo el capítulo del suicidio, recuerdo además cuando leía a Flaubert , cuando era un joven lleno de amores y entusiasmos y listo. O bien: busco en los estantes algo de Onetti, me leo "Bienvenido Bob" o "Querida tan triste" y con la simple atmósfera de los años en que usted creía que la vida era eso, leer y escribir como Onetti, le da tal depresión que mañana nos da una llora histórica. Pues no, Epitia: usted se va solito a su cama, sin libros, sin música, sin un solo poema.

3 comments:

El Gran Jesus said...

Seguro si se va a la cama con las manos vacias, igual llora desconsolado...

¡¡¡¿¿¿No comen chocolates???!!!!
¡¡chhhaaaaale!!!
¡Pero si oueden comer carne, emborracharse y casarse, que no coman chocolates...!

JCO said...

Un dolor de muelas, un atracón de bulímico culposo, una mala chaqueta, todo eso es poco si se compara con la lecura de Onetti antes de dormir. No produce sueños, mienten los que digan eso; lo que deja su prosa es la intención del sueño sin imágenes, sin motivos y sólo el cansancio, los jadeos e la respiración que nunca alcanza. Por cierto, habla el onettista subempleado, ningún cuento del viejo se llama "Querida tan triste", fue uno más de los deslices que empañan su obra.

Anonymous said...

Very pretty design! Keep up the good work. Thanks.
»