O los libros de lo inevitable

Monday, January 30, 2006

¿Dejar de ser sería, pues, tan simple?

A Lucio, el asno de oro.
Los hombres que pensaron en el viaje y el retorno fueron sabios, la única forma de expiar todo lo que somos es determinar que no existe otro destino que viajar indefinidamente, a veces quisiera (que usted quisiera), tener el valor de dejarlo todo y regresar al punto de partida sin otra cosa que las manos vacías y la esperanza del absurdo sueño del amor degollada en su maleta.
............
Quien ha perdido el miedo de morir se enfrenta a la condición estúpidamente humana de significar cualquier cosa.
...............
Es súmamente difícil darse cuenta de que el tiempo pasa anclándonos de bruces sobre cosas inútiles que sólo sirven para justificar nuestra mediocridad.
.................
Si fuera lo que en sueños es, no tendría sentido alguno creer en lo que hago.
................
El hombre siempre se despierta absurdo... eso no es una reflexión, es una condición.
................
Viejo mundo que el caballo blanco y negro del Día y de la Noche atraviesa al galope, eres el triste palacio donde cien Djemchids han soñado en la gloria, donde cien Baharams han soñado en el amor, y se ha despertado llorando.
Khayyam
...................
Yo debía haber sido persa, o sufí, o una mujer quemada bajo la acusación estúpida de créerme hechicera, habría sido vieja y lasciva eternamente; o tal vez debería haber sido sólo un vagabundo más que deja todo para alcanzar lo que cree; pero lo único que podría ser en tiempos como estos es mujer de un charro de la alameda que trae un sarape gris de herraduras y monta a un caballo apestoso que dejará la alameda tapizada de mierda. Sería un charro policía ridículo, pero como el buen Fernando del Paso: Será muy feo, pero es muy bueno. (¿ya ve a lo que me refiero con justificar la mediocridad?)
...................
Usted no mi querido señor, usted no puede volverse cobarde.

4 comments:

Perry Smith said...

Me abrí camino a navajazos hasta un abismo de diamantes.

Jefe Pata-de-gallo, indio Blackfoot said...

¿Qué es la vida? Es el brillo de una luciérnaga en la noche. Es el hálito de un búfalo en invierno. Es la breve sombra que atraviesa la hierba y se pierde en el ocaso.

El Gran Jesus said...

¿Comp percibes y entiendes todas esas cosas? Para variar, mucha razón. Por eso me gusta tanto tu blog. Sirve como los palillos chinos para abrir os ojos.

Anonymous said...

Tus palabras han llevado lágrimas a mis ojos. Me has conmovido y mi ánimo te pertenece.