O los libros de lo inevitable

Thursday, January 26, 2006

La silenciosa ¿ruda o técnica?


¿Qué tal esta nueva modalidad de asesino serial a la mexicana? Me sorprende porque ni siquiera bien podríamos comenzar a desdibujar la imagen creada en la cabeza a base de todos las notas que habiamos leído con anterioridad, cuando aparece una sospechosa que agarraron in fraganti matando con tan poco estilo a una viejecita. Nótese, hasta yo uso el diminutivo ¿por qué no podría tener un nombre más experimental? como "la gerontofóbica insana" por ejemplo, o se hubiera preocupado al menos por usar guantecitos en sus asesinatos; algo con más estilo, pero NO se tenía que llamar: la mataviejitas (en diminutivo para apelar al desamparo y la circunstancia de las víctimas; y obvio al sentimentalismo de la opinión nacional). Pero pues desgraciadamente no era un asesino con móvil maquiavélicamente fabricado, lo hacía por dinero, como casi todas las cosas en el mundo. Los asesinos seriales más famosos no cobraban nada por sus obras, han sido completamente hedonistas ¿o no? Mi cultura en ese sentido no es muy amplia, pero cuando comencé a oír del caso me parecía que por primera vez se cometían crímenes sin que estos implicaran la participación en el snuff o la perversión cumplida de cualquier tipo que es capaz de comprar hasta una vieja para matarla, que bueno, ni que estuvieran tan caras...
Hoy recordaba un cuento de un escritor mexicano que iba más o menos así: Un hombre (cuya pinta es de indigente) estaba parado junto a un farol en una noche fría, cuando de pronto comienza a escuchar las notas de un piano que provenían de la casa más cercana, el hombre se deleitaba tanto con el sonido que comienza a imaginar cosas felices, de pronto ve que una niña va caminando hacia él de la forma más natural. La niña se acerca mientras la música prosigue. El hombre la toma entre sus manos y comienza a sentir la calidez de su piel. A la luz del farol comienzan a determinarse los labios, los ojos, las manos, la belleza que implica la infancia estaba resumida en la figura de la infanta, cada vez que la miraba tenía la necesidad de sentirla más cerca, cuando de pronto descubre que las pulsaciones de su cuello (de la niña) estaban aumentando; la toca con dedos torpes y comienza a estrecharla, sintiendo de una manera mordazmente intensa la vivificación del placer estético; él sonreía mientras sentía correr la vida entre sus manos y la música hacia sus oídos. Por un momento, aquél hombre había sido feliz. Entonces se escuchó un grito atroz, provenía de la casa, la madre de la niña estaba parada en la puerta mirando a su hija muerta sostenida entre los brazos del asesino.
Este cuento que más bien se llama así ¿Asesino? se escribió en la época de los románticos mexicanos (aún no recuerdo el nobre del autor) pero lo que sí recuerdo es que levanta toda la polémica con respecto a lo que es justo y lo que no, el hombre ¿era o no asesino?, por eso el título entre interrogación ¿se puede ser asesino cuándo no quieres serlo y sólo llevas al máximo tu placer? En ese caso justifiquemos a los violadores o los paidofílicos, ellos no hacen más que saciar el instinto primigenio que los invade ¿es más pecador el que se limita o el que lo explota? Desatinadamente esas son preguntas que no tienen cabida en una sociedad que tiene los bordes morales tan definidos. Si todo el mundo hiciera lo que le place esto parecería una plaza de Venecia en la canícula, nadie defendería a nadie, pero tampoco se detendrían a justificar.
Una vez me llegó por correo un test de esos que hace una universidad de su chingada madre que está en su no se sabedonde que según muy reconocida, y te ponían a pensar un caso, helo aquí: Una mujer conoce a un hombre en el funeral de su madre, le gusta tanto como habla y como luce que se enamora perdidamente de él. Lo deja de ver definitivamente. Dos meses más tarde la misma mujer asesina a su hermana. Y la pregunta es ¿Por qué mató a su hermana?
(Aquí vendrían las rayitas y esa frase de no leas abajo hasta que lo pienses (¡ja!))
Yo respondí: porque esperaba que el hombre apareciera en el funeral, ahora de su hermana. Y según el test que se había aplicado a no sé cuántos asesinos antes, todos (los asesinos) había respondido lo mismo. Las personas normales daban cualquier otra explicación. Considero que todos llevamos un asesino en potencia dentro, el punto es que tal vez para muchos de nosotros nunca exista la oportunidad de demostrarlo. "La silenciosa" lo hizo por dinero, esto es lo mismo que placer? hay que pagar si quieres llegar a ser luchadora profesional. Nada justifica que alguien haga sufrir a una persona, pero...¿eso es completamente cierto? ¿por qué las leyes mexicanas se preocupan tanto por extorsiones y secuestros? ¿por qué no se preocupan más por comenzar a dar educación a sus niños, por evitar la cultura de la violencia estúpida, como por ejemplo inculcando respeto a sus hijos? porque eso sería mucho más costoso que solventar la vida de tantas y tantas personas que cometieron una falta injustificable. Deberían meter a la cárcel a los padres de los niños de la calle, esos cabrones sí que cometen un crimen de lesa humanidad. Pero la verdad dudo que aún con eso se acabara todo lo que la justicia y las leyes naturales definen como "malo". Dudo que exista un país en el cual todos sus ciudadanos sean sanos mentalmente y no les guste ni la pornografía(yo quisiera que existiera un país en donde no vean feo a una mujer que compra porngrafía). Leía también (y viene al caso) una porquería acerca de los estudios de una cosa llamada e-behavior, según esto las personas nos estamos convirtiendo en unos ciberadictos, vean nada más esto: En una entrevista concedida a la agencia EFE, el psicólogo español explicó que estas personas encuentran en la computadora "algo que les da la 'cosa' y no les pide nada a cambio. Además la maquina tampoco les valora (nótese la pinche sintaxis) si están teniendo un comportamiento correcto o no, por eso estos usuarios de Internet son capaces de crear un mundo virtual que les compensa de las insatisfacciones del mundo real".
Y digo: ¿Qué tiene de malo eso? En esta época todo el mundo tiene miedo, a todo. Y casi nadie es capaz de crear otros mundos con la literatura (a menos que sea viendo Harry Potter o qué se yo). Si puedes hacer algo que te deje ser tú ¿por qué está mal que nadie te diga si estás bien o no? ¡Pinches psicólogos!.
--------------------
¿Ya vieron los nuevos anuncios que nos enseñan a separar la basura? Son estilo cómic (bueno las viejas lucen como en las de sensacional de traileros) están bien tontas pero se ven bien chidas. Después de publicación de Ciudad de cristal ilustrada, el mundo del cómic se nos vino encima otra vez ¿o habrá sido desde antes de Sin City?

4 comments:

Marinero de un ocaso. said...

Mi querida hermosa:
Estoy casi de acuerdo con todo tu comentario; sólo una aclaración. No sólo a las muejeres ven feo cuando piden una revista porno.
2. Los dibujitos de "cómo separar la basura" no son tan nuevos, nacieron junto con el pejecomic, modalidad que ahora en campaña se pondrá más de moda.
3. Indudablemente eres una asesina en potencia, y no te acuso de nada ¿quien en este país no es asesino en potencia?
Todos, tú lo dices perfectamente. Lo que no tenemos todos es el "estilo para serlo" y tú estás a un pie de tener el estilo más impactante en algunos casos aunque no mates a nadie, porque ( y desmientanme los lectores de este comentario que conocen a la autora) hay personas que te ven en la calle y desearían ser atravesados por el cuchillo de tu cocina.
Jajaja, serás toda una femme fatal aunque no hayas ido a clases de tango conmigo y con aquella.

El Gran Jesus said...

Jajaja, ya se que no aporto nada al decir esto, pero tengo que decirlo: Es el post que mas he disfrutado de todos. Muy chido. mucha razón.

Hassan Sabbah said...

Quizá yo no sea el más apropiado para decir nada, sin embargo no importa. Hace un tiempo hablabas con el viejo Asdrubal acerca de la justificación como forma de vida; en mi caso me agradó lo absurdo del acto, al cual le supongo una gratuidad y un placer entremezclados en porciones iguales.La ex luchadora mataba ancianas y las robaba, ahora le han colgado traumas infantiles y todo un perfíl en la más insulsa imitación de la jerga FBI, pienso que en una sociedad que condena el placer, es imposible aceptar la gratuidad del acto, del asesinar. Tacharon de cínica a la asesina por nulificar la relevancia de sus actos, es un monstruo, alguien que merece morir (quién no?)y premiaron a los gendarmes captores.
Me hermano en el móvil del robo, pues equipara el asesinato con una forma más de ganarse la vida, algo accesorio. Podrían descartar los traumas infantiles sustituyéndolos con un argumento de practicidad: es más sencillo matar a una anciana o a un niño que a una persona de mediana edad.

DIABLO GUARDIAN said...

NO DISFRUTABA LEER ALGO EN MUCHO TIEMPO ASTA QUE TE CONOCI Y ME REGALASTE UN LIBRO